bronceado exitoso data-src=

6 minutos

Los 4 mejores consejos para un bronceado perfecto

El artículo en algunos puntos clave

Es importante preparar la piel para el sol para evitar dañarla o incluso provocar quemaduras de primer grado.

Hidratación, nutrición, protección... los consejos para obtener y mantener un bronceado perfecto son numerosos y bastante sencillos.

Los carotenoides, como el betacaroteno, son una parte esencial del éxito del bronceado.

La llegada del verano también trae consigo (¡para algunos!) un nuevo problema: el famoso "cuerpo de verano". O cómo estar orgulloso de tu cuerpo en la playa, para aprovechar al máximo el hermoso sol que nos espera. 🌞 

 

Hoy, de cara al verano (pero no sólo), proponemos un enfoque sobre el bronceado. 

 

¿Cómo preparar la piel para el sol? ¿Cómo se puede mantener el bronceado durante mucho tiempo, con total seguridad, y sin acabar escaldado? 

 

El éxito del bronceado no es fruto de la casualidad. Así que aquí están nuestros 4 mejores consejos para conseguir un bronceado, pero también para mantenerlo de forma segura y durante el mayor tiempo posible.

bronceado exitoso

Nuestros consejos para un buen bronceado

1. Preparar la piel para el sol

Por supuesto, para ponerse moreno, puedes exponerte al sol a media tarde sin ninguna "preparación" y esperar... ¡funciona (bueno, si por "broncearse" quieres decir "tener una quemadura de primer grado")!    


Para evitar este tipo de inconvenientes, y para broncearse de forma segura, es imprescindible, en primer lugar, preparar la piel para el sol. La exposición a la luz ultravioleta no está exenta de peligro: puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel, pero también aumenta el riesgo de cáncer.


Para conseguir un bronceado saludable, puedes preparar tu piel centrándote en dos aspectos principales: la hidratación y la exfoliación.


  • Hidratación: limita el riesgo de descamación. Cuidado, debe ser tanto externa como interna: usar una crema hidratante regularmente es bueno, pero (también) beber mucha agua es aún mejor.

  • Exfoliación: elimina las pieles muertas, lo que hace que el bronceado dure más tiempo. No querrás broncear partes de tu piel que están destinadas a desaparecer, ¿verdad?

2. Ajustar la dieta (para llenarse de betacaroteno)

Aunque parezca sorprendente, para conseguir un buen bronceado también hay que comer bien. O, al menos, favorecer los alimentos ricos en carotenoides, y más concretamente en betacaroteno. Bajo este nombre bárbaro se esconde una molécula que es precursora de la vitamina A. Este pigmento natural estimula la síntesis de melanina, responsable del bronceado. Además, el betacaroteno es un antioxidante que interviene en la curación y la protección de la piel, especialmente contra... el sol.    

 

Por lo tanto, para activar el bronceado y reducir los riesgos para tu piel, puedes elegir estos alimentos: albaricoques, melones y melocotones, sandía, pero también zanahorias, nueces, gambas, así como marisco y pescado azul...    

 

Y una vez más, no olvides mantenerte bien hidratado: agua, zumos de frutas, zumo de zanahoria o zumo de sandía protegerán tu piel y favorecerán tu bronceado.

3. Uso de complementos alimenticios solares

¿Tiene aversión a la fruta o al marisco? ¿Le preocupa ingerir suficiente vitamina A u otros carotenoides? Si es así, hay una solución: utilizar complementos alimenticios para preparar la piel para el sol.    

 

Para compensar una posible carencia nutricional, o simplemente para tener las máximas posibilidades de conseguir un bronceado satisfactorio, recurra a fórmulas ricas en carotenoides, con sus propiedades antioxidantes. La familia de los carotenoides incluye no sólo el betacaroteno, sino también la luteína, el licopeno (un caroteno que da color a los tomates y los pomelos) yla astaxantina...    

 

Si le interesa tomar suplementos, tenemos una Fórmula Solar especialmente diseñada para preparar la piel para el sol y favorecer el bronceado. Rica en carotenoides naturales, también contiene cobre, bardana, vitamina E y ácido pantoténico (vitamina B5). Con un tratamiento de 2 cápsulas al día, estará preparado para un bronceado excepcional, uniforme y duradero.  

 

Y, como ya mencionamos en un artículo anterior sobre la espirulina, esta cianobacteria también es un excelente suplemento dietético para el bronceado. La espirulina es extremadamente rica en carotenoides como el betacaroteno. Por lo tanto, también puede utilizarse durante la exposición al sol para preparar la piel para la exposición solar y potenciar el bronceado.

 

Como ves, estos dos complementos alimenticios son muy recomendables para conseguir un bronceado a la altura de tus expectativas. 

Recomendamos

fórmula del sol

Fórmula solar

Sinergia de 7 ingredientes activos para preparar y acompañar a su piel en el sol.

  • ✅ Bronceado sublime
  • ✅ Con carotenoides naturales
  • ✅ 100% limpio (garantizado sin aditivos y sin colorantes)
  • ✅ 1 mes de curación
Ver el producto

4. Proteger la piel en cualquier circunstancia

Como ya hemos dicho, la exposición al sol no es una cuestión baladí, y debe hacerse con la protección imprescindible. Empezando por la inevitable crema solar. Contrariamente a la creencia popular, no impide el bronceado, sino que protege la piel de las quemaduras solares y la mantiene hidratada. Vuelva a aplicársela cada dos horas y después de nadar.    

 

No te expongas demasiado al sol durante los primeros días: una o dos horas son suficientes para empezar, y luego puedes ir aumentando gradualmente el tiempo que pasas al sol. Sobre todo, evita exponerte al sol entre las 12 y las 16 horas: incluso con toda la protección del mundo, es un factor de riesgo importante para tu piel.   

 

Considera también la posibilidad de cambiar de posición con regularidad, tanto para igualar el bronceado como para proteger zonas del cuerpo de una exposición excesiva al sol.  

Un bronceado exitoso... ¡y duradero!

Si sigues estos 4 consejos, maximizarás tus posibilidades de conseguir un bronceado rápido, bueno y seguro. Y para mantener el bronceado a lo largo del tiempo, aplica el consejo nº 1 después de la sesión de bronceado: hidrátate tanto por fuera (con una loción para después del sol, por ejemplo) como por dentro (recuerda beber mucho líquido), exfóliate y, si utilizas suplementos, continúa el tratamiento varias semanas después de terminar el periodo de bronceado.


Ahora tienes todas las cartas en tu mano para aprovechar el sol, así que... ¡disfruta de tu bronceado!

Comparte este artículo

En relación con el artículo

Productos recomendados

Seguir leyendo

04/05/2023

¿Cómo preparar la piel para el sol?

Seguir leyendo

7 minutos

17/05/2023

Beneficios del ácido hialurónico: 10 ideas preconcebidas

Seguir leyendo

5 minutos

03/05/2023

El secreto de una piel rellena: el tratamiento con ácido hialurónico

Seguir leyendo

6 minutos