data-src=

10 minutos

Vitamina C

El artículo en algunos puntos clave

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una vitamina que interviene en muchas funciones vitales del organismo.

Como el organismo es incapaz de producirla, es necesario obtenerla a través de la dieta y, para optimizar la ingesta, mediante complementos alimenticios.

Para combatir el cansancio y la pérdida de forma, al tiempo que se mantiene el sistema inmunitario, es aconsejable tomar 1000 mg de vitamina C al día.

La vitamina C, o ácido ascórbico, es probablemente la vitamina más conocida. Conocido por sus múltiples beneficios, es enormemente popular hoy en día. En particular, ayuda a mantener la inmunidad y promueve la energía y la vitalidad. Convencidos de su papel esencial para el organismo, ¡esta vitamina fue el primer suplemento de nuestra gama! 


Hoy, descubra todo lo que necesita saber antes de comenzar su tratamiento con vitamina C.

beneficios del papel de la vitamina c
vitamina c ácido ascórbico

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C es la más potente de las vitaminas disponibles para el consumo. El cuerpo lo necesita para mantener una buena salud. De hecho, la vitamina C actúa como un antioxidante, que desempeña un papel indispensable en el mantenimiento del sistema inmunitario y en la lucha contra el estrés de los radicales libres. 


Pero esta vitamina hidrosoluble no puede ser fabricada ni almacenada por el organismo. Por lo tanto, para satisfacer nuestras necesidades, debemos obtenerla de nuestra alimentación (de frutas y verduras) o tomarla en forma de complementos alimenticios.

¿Cuáles son las principales fuentes de vitamina C?

A diferencia de los animales y algunos mamíferos, el ser humano no puede sintetizar la vitamina C. Por lo tanto, podemos obtenerla de nuestra dieta. La vitamina C se encuentra en una gran variedad de frutas y verduras. 


Las mejores fuentes alimentarias de vitamina C son las naranjas, los pimientos rojos y verdes, las fresas, el kiwi, el brócoli y las coles de Bruselas.

Ingesta recomendada de vitamina C

La cantidad diaria recomendada de vitamina C es la siguiente: 


  • Niños: 60-100 mg 
  • Adolescentes y adultos: 110 mg


Sin embargo, estas dosis son a veces controvertidas, ya que sólo constituyen el umbral mínimo para evitar el escorbuto. Sin embargo, para beneficiarse plenamente de los efectos protectores de la vitamina C, muchos nutricionistas recomiendan aumentar considerablemente esta ingesta nutricional hasta los 1000 mg diarios


Cabe señalar que las necesidades son mayores en los siguientes casos:  


  • en las personas mayores ; 
  • en las mujeres embarazadas;
  • en personas que sufren patologías (fracturas, infecciones, tratamiento del cáncer); 
  • en fumadores o personas que beben alcohol;
  • en personas que realizan una actividad física intensa.

Deficiencia de vitamina C: ¿cuáles son los síntomas?

Las deficiencias graves de ácido ascórbico fueron especialmente problemáticas en los siglos XV y XVI y fueron la causa de la grave enfermedad del escorbuto. Hoy en día, el escorbuto apenas existe. 


Pero cuando el cuerpo no recibe suficiente vitamina C, puede producirse una deficiencia que se manifiesta de varias maneras: 


  • fatiga generalizada ;
  • falta de apetito y pérdida de peso; 
  • Sistema inmunitario debilitado (infecciones repetidas, resfriados, gripe);
  • articulaciones hinchadas y dolorosas; 
  • La curación es lenta. 


Aunque los signos y síntomas de la carencia de vitamina C no son demasiado molestos a corto plazo, los problemas de salud asociados pueden empeorar con el tiempo y llegar a ser perjudiciales (hipertensión arterial, enfermedades de la vesícula biliar, derrames cerebrales, desarrollo de ciertos cánceres, etc.).

Recomendamos

Vitamina C en polvo

Vitamina C pura en polvo extrasoluble de origen vegetal (100% ácido L-ascórbico).

  • ✅ Disponible en 2 tamaños (500g/1kg)
  • ✅ Pureza > 99,9%.
  • ✅ Cuchara medidora incluida
  • ✅ Envasado en Francia
Ver la ficha del producto

¿Cuáles son los beneficios de la vitamina C?

Favorece el sistema inmunitario

El sistema inmunitario es el que protege al organismo de los virus, microbios y enfermedades (gripe, coriza, hepatitis, mononucleosis infecciosa, herpes). Gracias a su acción antioxidante, la vitamina C contribuye a reforzar este "escudo". Favorece la movilización de los glóbulos blancos que se encargan de proteger al organismo de las bacterias.

Favorece la tonicidad y la vitalidad

Gracias a su papel en la síntesis de neurotransmisores en el cerebro y el sistema nervioso, la vitamina C es un excelente medio para combatir la fatiga temporal y restaurar la vitalidad del organismo.

Combate los daños causados por los radicales libres

La vitamina C es uno de los muchos antioxidantes que ayudan a proteger el organismo de los daños causados por las moléculas nocivas llamadas radicales libres y las sustancias químicas tóxicas, como el humo del cigarrillo. 


Los radicales libres pueden acumularse en el cuerpo y contribuir al desarrollo de problemas de salud como el cáncer, las enfermedades cardíacas o la artritis. Los radicales libres se forman cuando el cuerpo descompone los alimentos o cuando se expone al humo, el tabaco o la radiación.

Favorece la salud de la piel

La vitamina C interviene en el proceso de polimerización (síntesis) de las fibras de colágeno. El colágeno es una proteína que desempeña un papel importante en el mantenimiento y la regeneración de la masa ósea, los tendones, los ligamentos, los vasos sanguíneos y la piel


Da elasticidad y resistencia a los distintos órganos y tejidos de nuestro cuerpo. Por lo tanto, la vitamina C ayuda al organismo a formar tejido cicatricial y a curar las heridas. 


También se ha demostrado que una ingesta elevada de vitamina C reduce la probabilidad de aparición de arrugas y de piel seca.

Aumenta la asimilación del hierro y del calcio

La vitamina C mejora laabsorción del hierro. Esta propiedad es importante porque el hierro es un mineral absolutamente esencial para el organismo, que lo necesita para la producción de hemoglobina y la regulación de las funciones cerebrales y musculares. Por lo tanto, es necesaria una absorción adecuada de hierro para evitar la anemia y la fatiga. 


El hierro no es el único nutriente que se puede absorber más eficazmente con la ayuda de la vitamina C. Las investigaciones también demuestran que el ácido ascórbico puede mejorar la absorción intestinal del calcio, que es esencial para desarrollar y mantener unos huesos sanos y regular el ritmo cardíaco.

Mejora el rendimiento físico

Como se explica en una entrada del blog, algunos estudios han demostrado que la suplementación con vitamina C puede aumentar elrendimiento físico y la fuerza muscular, mejorar el consumo de oxígeno durante el ejercicio y reducir la presión arterial. 


El uso de la vitamina C antes de un ejercicio extenuante, como un maratón, también puede prevenir las infecciones de las vías respiratorias superiores que a veces se producen después de dicho ejercicio.

Promueve la salud del cerebro

La vitamina C desempeña un papel importante en la síntesis de neurotransmisores, que son esenciales para el buen funcionamiento del cerebro. Al participar en la síntesis de estas moléculas, ayuda a mantener la atención y a reducir el estrés y la fatiga mental.

¿Cómo elegir el suplemento de vitamina C adecuado?

La vitamina C es una vitamina frágil, que se daña fácilmente con el calor y la luz. Para complementar la dieta y obtener una ingesta equilibrada de vitamina C, suele ser aconsejable tomarla en forma de complemento alimenticio. Estos son los criterios de selección en los que hay que fijarse:

¿Vitamina C natural o sintética?

La vitamina C existe en dos formas: natural y sintética. La forma natural es la que se encuentra en las frutas y verduras. 


La forma sintética se obtiene mediante una reacción química en el laboratorio y puede adoptar dos formas diferentes: ácido D-ascórbico y ácido L-ascórbico. Sólo elácido L-ascórbico es correctamente asimilado por el organismo. 


¿Qué forma debe elegir? Cada uno tiene sus ventajas:


Si busca un suplemento de vitamina C 100% natural, le recomendamos que tome acerola. Aunque su concentración de vitamina C es menor que la de las formas sintéticas (la acerola suele contener un 17% de vitamina C), este tipo de suplemento es una excelente manera de aumentar su consumo de vitamina C de forma natural.


Si quiere una dosis alta de vitamina C, la forma sintética es para usted porque contiene... 100% de vitamina C. Entonces puede recurrir a suplementos como la vitamina C en cápsulas, en polvo o en forma liposomal.


En cualquier caso, como las formas naturales y sintéticas son químicamente idénticas, no hay diferencia en la biodisponibilidad entre ambas.

Polvo, cápsulas, liposomas: ¿qué forma galénica debo elegir?

Vitamina C en polvo

Se trata de la forma oral "clásica" de la vitamina C (o ácido L-ascórbico), sintetizada a partir del maíz y constituida por microcristales translúcidos e hidrosolubles. 


Este formato tan económico, normalmente disponible en tarros de 500g o 1kg, es ideal cuando se quiere medir con precisión la ingesta diaria y compartir el uso de la vitamina C con todos los miembros de la familia.

Vitamina C en cápsulas

Se trata de vitamina C en polvo envasada en cápsulas. Este formato tiene dos ventajas: es fácil de usar porque no hay que medir nada y ocupa muy poco espacio. Para que pueda llevar su suplemento a todas partes.

Vitamina C liposomal

La vitamina C liposomal es una forma liposoluble de vitamina C. Los liposomas son minúsculas "burbujas" microscópicas creadas a partir de fosfolípidos que actúan como transportadores para llevar agentes activos directamente a las células y los tejidos. 


Tanto si se toma en cápsulas como en forma líquida, esta forma de última generación garantiza una biodisponibilidad óptima de la vitamina C. Se recomienda especialmente a las personas con un intestino frágil.

Vitamina C: contraindicaciones

La vitamina C es una vitamina esencial para todo el mundo debido a su importante función en el cuerpo humano. La suplementación diaria es segura. 


Sin embargo, tenga en cuenta que la vitamina C no está recomendada para las personas con insuficiencia renal. 


También es importante tener en cuenta que el consumo diario de vitamina C puede provocar efectos adversos en algunas personas por encima de los 1000 mg al día. Si se producen síntomas (por ejemplo, problemas digestivos), reduzca la ingesta de vitamina C y distribúyala a lo largo del día.

Comparte este artículo

En relación con el artículo

Productos recomendados

Seguir leyendo